s谩bado, 6 de enero de 2024

馃摐 T脫PICOS LITERARIOS. COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE 馃摐

 


¡Hola, lazarillos y lazarillas! He creado un dosier te贸rico muy completo sobre los t贸picos literarios presentes en las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique.

Este tema es muy especial para m铆 porque es el que me dio la plaza en las oposiciones de Secundaria en la especialidad de Lengua Castellana y Literatura. Adem谩s, disfruto mucho d谩ndolo en clase por la profundidad filos贸fica de las preciosas Coplas de Manrique.

Espero que esta selecci贸n de t贸picos, con su correspondiente desarrollo te贸rico y an谩lisis practico a partir de las copas m谩s importantes de la obra, os sirva de gran ayuda.

脥NDICE

  • Coplas a la muerte de su padre
  • Definici贸n de t贸pico literario
  • Memento mori ('recuerda que has de morir')
  • Tempus fugit ('el tiempo huye')
  • Vita flumen ('la vida como r铆o)
  • Omnia mors aequat ('la muerte igualadora')
  • Homo viator ('el hombre viajero')
  • Quotidie morimur ('cada d铆a morimos')
  • Fortuna mutabile ('la fortuna cambiante')
  • Contemptus mundi ('desprecio del mundo')
  • Ubi sunt? ('¿d贸nde est谩n?')
  • Vanitas vanitatis ('vanidad de vanidades')
  • Non omnis moriar ('no morir茅 del todo')

COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE

Pincha en este enlace para consultar la obra completa en el Centro Virtual Cervantes:


Coplas a la muerte de su padre (tambi茅n citadas como Coplas por la muerte de su padre) es una eleg铆a en la que Jorge Manrique se lamenta serenamente de la inestabilidad de la fortuna, la fugacidad de los bienes terrenales y el poder igualador de la muerte, mientras elogia las virtudes de su padre, don Rodrigo Manrique de Lara, Maestre de Santiago, una figura importante de la pol铆tica de su tiempo. Manrique afronta el destino de todos los hombres con una mezcla de resignaci贸n estoica y esperanza.

Las Coplas constituyen un planto (composici贸n literaria en la que se lamenta la muerte de una persona o la desgracia de una colectividad) y se han convertido en una obra se帽era del g茅nero elegiaco medieval. Desde el primer momento, fueron muy numerosas las copias manuscritas y las impresiones, e inmediatamente aparecieron las glosas a las Coplas.

Influencias

Seguramente, el ejemplo que m谩s influencia tuvo en nuestro poeta fue el de su t铆o G贸mez Manrique con las Coplas para el se帽or Diego Arias de 脕vila, tanto en lo formal (elecci贸n de la copla de pie quebrado y el tono compositivo) como en el contenido.

Entre las fuentes latinas, Men茅ndez Pelayo (1952) se帽al贸 la Biblia. Tambi茅n hay referencias a De contempu mundi o Sobre el desprecio por el mundo, obra de Bernardo de Cluny (siglo XII). El movimiento interrogativo de las Coplas responde a la tradici贸n de los ubi sunt? ('¿d贸nde est谩n?'). Men茅ndez y Pelayo se帽al贸 que este motivo se encuentra ya en el Rimado de Palacio (S. XIV-XV) y en varias composiciones del Marqu茅s de Santillana (S. XV).

Pero quiz谩 la b煤squeda de las fuentes sea un ejercicio en vano porque, salvo en casos aislados y poco significativos, las ideas de Manrique no provienen de tal o cual texto, sino que pertenecen al saber tradicional. Sin embargo, lo que s铆 parece original es la manera de presentarlos, pues lo hace, precisamente, como algo ya dado y consabido.

Temas

La informaci贸n de este apartado ha sido extra铆da en su mayor铆a de:


Seg煤n L贸pez Asenjo (2013), Jorge Manrique recoge los principales temas de la tradici贸n medieval, pero con un enfoque nuevo:

  • La fortuna: para la mentalidad medieval, heredera en cierto modo de la tradici贸n cl谩sica, la fortuna guiaba el destino del ser humano. Por tanto, el azar escapa totalmente al control humano.
En la tradici贸n cristiana, esta concepci贸n de la vida entendida como predestinaci贸n aparece en forma de «designios divinos», es decir, Dios hace y deshace a su voluntad y no nos queda otro remedio que resignarnos a aceptar los acontecimientos que devienen. Esta idea est谩 presente en las Coplas, pero sin el fatalismo griego. Aparece m谩s bien desde un punto de vista estoico de aceptar serenamente las cosas que nos ocurren, pues muchas de ellas est谩n fuera de nuestro control. 

  • La muerte: es un tema muy presente en una 茅poca en la que pestes y guerras asolaban a la poblaci贸n y menguaban sus fuerzas diariamente. Sin embargo, Manrique afronta este tema sin patetismo, como algo natural y humano que a todos nos ha de llegar en alg煤n momento.
  • La fama: es una de las ideas principales de las Coplas. Junto con la vida terrenal y la vida eterna o celestial, existe la vida de la fama. Esto es, si nuestro legado ha sido honorable, la fama nos perpetuar谩 en el recuerdo de las siguientes generaciones; nuestro legado nos mantiene vivos en el recuerdo de las gentes, por lo que no morimos del todo (non omnis moriar).
En las Coplas, el ejemplo de este legado perdurable post mortem es el padre de Jorge Manrique, quien se mantiene vivo en el recuerdo de los suyos gracias a su comportamiento honroso y a sus actos heroicos.
  • El tiempo: para el hombre de la Edad Media, el tiempo es algo fugaz. Se entiende que el tiempo no es tanto una realidad f铆sica como ps铆quica, fruto de la experiencia interior, inherente al alma humana. La percepci贸n del tiempo es muy subjetiva; depende de cada conciencia humana. Adem谩s, la esencial del tiempo es su propia fugacidad, por ello, Manrique nos invita a contemplar «c贸mo se pasa la vida / c贸mo se viene la muerte / tan callando». Este t贸pico conocido como tempus fugit ('el tiempo huye') est谩 presente en la primera parte de las Coplas.
  • El mundo: desde una concepci贸n cristiana, el mundo es visto como algo mal茅volo, un «valle de l谩grimas» donde venimos a sufrir, un lugar de dolor y de paso para acceder a la verdadera vida, la eterna. Este t贸pico se conoce como contemptus mundi ('el menosprecio del mundo').
Como dice Pedro Salinas (2003), las Coplas no son poes铆as de un solo tema. Todos los temas son de suma trascendencia, cuya funci贸n com煤n es la perpetua oposici贸n entre temporalidad y eternidad proyectada en la vida del hombre en el antagonismo de los bienes temporales y los espirituales. Los temas muestran preocupaciones antropoc茅ntricas, es decir, sobre el hombre como individuo y su integraci贸n en el cosmos: ya no hablamos de bien-mal, sino de vida-muerte.

A los temas del juicio del mundo, la fugacidad de lo terreno, el tiempo, la fortuna, la muerte, etc., hay que a帽adir el homenaje po茅tico de car谩cter p贸stumo y elegiaco que rinde a su padre. Las eleg铆as medievales son poes铆a moral: se canta al difunto como emblema de ejemplaridad y gu铆a de conducta, invitando al lector a que siga los valores morales que el fallecido encarn贸 en su vida terrena.

En suma, junto con La Celestina, las Coplas marcan el paso del Medievo al Renacimiento. Si en la Edad Media se concibe la vida como un «valle de l谩grimas», como un tr谩nsito a la mejor vida (la del m谩s all谩), en la obra de Manrique se atisba una concepci贸n m谩s mundana que anuncia el optimismo renacentista. La idea que aparece en la obra sobre la relevancia de la fama y el honor que el ser humano deja tras de s铆 cuando muere es una idea novedosa para la 茅poca.

Estructura

Tradicionalmente, los cr铆ticos han dividido el poema en tres partes, que se corresponden con las denominadas tres vidas: la mortal o perecedera (vida terrena), la verdadera y perdurable (vida eterna) y la de la fama o la posteridad (tercera vida).

  • Primera parte (coplas I-XIV): se hace una reflexi贸n filos贸fica sobre la fugacidad de la vida y se apela a la condici贸n mortal del ser humano. El poema se inicia con una exhortaci贸n al hombre que vive sumido en el sue帽o de lo terrenal para que despierte (llamada a la vigilia), pues la vida es breve: «Recuerde el alma dormida, / avive el seso y despierte». As铆 pues, aparecen los t贸picos literarios memento mori ('recuerda que has de morir') y tempus fugit ('el tiempo huye'), as铆 como vita flumen ('la vida como r铆o') y contempus mundi ('el menosprecio del mundo'), que conectan con el tono sentencioso de las Coplas. Mediante estos t贸picos, se intenta convencer al lector de la brevedad de la vida e intrascendencia de los bienes materiales.
  • Segunda parte (coplas XV-XXIV): los temas del tiempo y de la fortuna se ejemplifican con los casos particulares y figuras hist贸ricas dentro de la tradici贸n medieval del exempla ('ejemplo'), retomando la vieja f贸rmula b铆blica del ubi sunt? ('¿d贸nde est谩n?').
En esta segunda parte, las Coplas empiezan a concretarse y pierden el tono de especulaci贸n filos贸fica del principio. Mediante los ejemplos, el poeta acude a una proximidad hist贸rica y geogr谩fica que se distancia de la tradicional lista de grandezas pasadas y personajes ilustres de la Antig眉edad, muy lejanos para el lector de la 茅poca. Para el desarrollo del t贸pico ubi sunt? ('¿d贸nde est谩n?'), alude a personajes de la reciente historia de Castilla. Con esta cercan铆a a los personajes y situaciones, Manrique consigue un mayor realismo y una ense帽anza moral m谩s eficaz.
  • Tercera parte (coplas XXV-XL): aparecen los t贸picos vanitas vanitatis (‘vanidad de vanidades’) y contemptus mundi (‘el menosprecio del mundo’) como un recordatorio de la vanidad de las cosas mundanales para ensalzar la verdadera vida, la eterna. En las 煤ltimas coplas, Manrique menciona la tercera vida: la de la fama que dejamos en este mundo a partir de las buenas obras. As铆, el poeta exalta la figura paterna a trav茅s de una enumeraci贸n de las virtudes de su padre. Al final de las Coplas, se produce un di谩logo entre la Muerte (incluida como personaje) y su padre, quien acepta su destino mortal con serenidad y esperanza.
As铆 pues, Manrique sigue en las Coplas una l铆nea que va de lo general (temas de profundidad filos贸fica) a lo particular (elogio a su padre y exaltaci贸n de su memoria).

Aunque el concepto cristiano-medieval de la caducidad de todo lo humano y mundano parece representar su tema b谩sico, el poema se desarrolla en tres planos de vida:

  • El plano terrenal, deleitable, donde moran los pecados infernales. 
  • El plano del m谩s all谩, la vida ultraterrena, que condiciona la vida en su totalidad.
  • El plano de la fama, la existencia honrosa, virtuosa y heroica (la tercera vida).
La muerte es inevitable, pero puede ser «vencida» por una vida de honor y de hero铆smo, cuyo premio no es solo la salvaci贸n eterna, sino tambi茅n una nueva vida terrenal, la de la fama. De ah铆 la gran diferencia que hay entre la Muerte que trata 谩speramente a todos por igual en las «Danzas medievales» y esta otra muerte que se presenta ante el Maestre a cobrar, con toda cortes铆a, el inevitable tributo, siendo ella misma la que le ofrece el galard贸n de la fama.

El poeta, evidentemente, no deja de insinuar que tambi茅n la fama participa de la caducidad de todo lo humano, pero aun as铆 la 煤ltima resonancia de las Coplas es la fe en la eficacia de toda en茅rgica vitalidad, es decir, constituye una afirmaci贸n de la vida, lo que se ha interpretado como rasgo prerrenacentista

Tonos compositivos

En las Coplas se aprecian tres tonos compositivos o estilos:

  • Tono exhortativo: como dice Pedro Salinas (2003), no le faltaba raz贸n a Quintana al referirse a las Coplas como «serm贸n funeral». Desde el principio se percibe el tono de exhortaci贸n: «Recuerde el alma dormida, / avive el seso y despierte». El tono exhortativo es uno de los hilos estil铆sticos que nos gu铆a a trav茅s del poema («No se enga帽e nadie, no»; «Ved de cu谩n poco valor»; «Dejemos a los troyanos», etc.) y que se hace a煤n m谩s marcado cuando la Muerte se dirige al Maestre («Dejad el mundo enga帽oso»).
  • Tono expositivo: en la oratoria, el serm贸n tiene tres fines que cumplir: docere (‘instruir’), deleitare (‘agradar o deleitar’) y movere (‘emocionar’). Y por eso ha de usar generosamente el estilo expositivo, la explicaci贸n o declaraci贸n de las cosas; un segundo tono que apreciamos ya a partir del cuarto verso: «c贸mo se pasa la vida, / c贸mo se viene la muerte / tan callando».
  • Tono sentencioso: gran parte del poema contiene afirmaciones doctrinales o conclusivas que encierran una sentencia o ense帽anza moral, por lo que el discurso es expresado con gravedad o seriedad.
M茅trica

Informaci贸n de este apartado extra铆da de:


Seg煤n Navarro (1960), las Coplas est谩n compuestas en sextillas octos铆labas, cuyos versos se reparten en dos semiestrofas iguales con terminaci贸n quebrada y con tres rimas consonantes correlativas (abc, abc; def, def). La mayor parte de las sextillas ofrecen individualidad bien definida por su propio sentido.

Por lo que respecta al pie quebrado, es regularmente tetras铆labo. En las estrofas restantes, los dos quebrados de cada copla o uno de ellos consta de cinco s铆labas. El pie quebrado introduce r铆tmicamente una ruptura, un corte de discurso como si obedeciera a un desaliento, a una p茅rdida de fuerzas por parte del poeta, que se adecua muy bien al tono funeral del poema. A pesar de que la copla de pie quebrado fue una estofa muy utilizada por varios poetas cancioneriles, le cabe el honor a Jorge Manrique haberla difundido con un sello propio, por lo que es conocida como copla manrique帽a.

En cuanto a la rima, es consonante y predominantemente llana. Sobre este fondo, las rimas agudas se hacen notar especialmente en el grave tono filos贸fico de la introducci贸n y en la honda y noble emoci贸n de las estrofas finales.


DEFINICI脫N DE T脫PICO LITERARIO

Un t贸pico literario es una idea o un concepto cuyos contenidos se van repitiendo con peque帽as variaciones a lo largo de la historia de la literatura.

La palabra t贸pico proviene del griego topos, que significa 'lugar'; por eso, los t贸picos tambi茅n se llaman topoi o lugares comunes. La mayor铆a de los t贸picos literarios provienen de la tradici贸n grecolatina y la Biblia. La ret贸rica y literatura cl谩sicas convirtieron estos lugares comunes en f贸rmulas o clich茅s fijos, admitidos culturalmente durante siglos y usados por los escritores con mucha frecuencia.

Normalmente, los t贸picos literarios se formulan en lat铆n por la influencia de la tradici贸n cl谩sica. Seg煤n la nueva edici贸n de la Ortograf铆a de la lengua espa帽ola (2010), las locuciones latinas, expresiones fijas procedentes del lat铆n, se escriben en cursiva o entre comillas y sin acentos gr谩ficos, ya que estos no existen en la escritura latina.

Memento mori
Recuerda que has de morir

Este t贸pico es una advertencia aleccionadora que nos recuerda la fugacidad de la vida y la inevitable llegada de la muerte.

En los primeros versos de las Coplas de Jorge Manrique, el yo l铆rico insta al alma dormida a despertar, a tomar conciencia de c贸mo la muerte se aproxima de un modo silencioso e impredecible.


Tempus fugit
El tiempo huye

Tambi茅n conocido como el tiempo vuela, este t贸pico literario hace referencia al car谩cter transitorio y ef铆mero del tiempo y, por extensi贸n, de la vida misma, cuya fugacidad nos precipita irremediablemente hacia la muerte. Una expresi贸n equivalente a este t贸pico es ruit hora ('el tiempo corre'). Por otra parte, se relaciona con la idea de que la fortuna es variable (fortuna mutabilis).

Este t贸pico nos advierte de que la condici贸n humana est谩 limitada por el paso del tiempo de manera inevitable, por lo tanto, hace referencia al veloz transcurso del tiempo. No obstante, no solo tiene un sentido dram谩tico, sino que podemos interpretarlo de forma vitalista (rasgo prerrenacentista): puesto que el tiempo pasa irremediablemente, 'aprovecha el momento' (carpe diem). Es decir, el t贸pico tempus fugit se puede relacionar con carpe diem como una invitaci贸n a disfrutar del tiempo presente de forma moderada, ya que todo acabar谩 alg煤n d铆a.

En las Coplas a la muerte de su padre, encontramos el t贸pico tempus fugit en la primera parte (de la copla I a la XIV).


Vita flumen
La vida como r铆o

Car谩cter fluyente de la existencia humana, equiparada a un r铆o que avanza, sin detenerse, hasta desembocar en el mar, que es la muerte.

El origen de este t贸pico se remonta al fil贸sofo Her谩clito de 脡feso, para el cual la vida es un constante devenir, comparada con un r铆o en constante movimiento. El agua del r铆o fluye sin detenerse, por lo que no es posible ba帽arse dos veces en el mismo r铆o, ya que tanto el agua que transcurre por 茅l como la propia persona siempre son cambiantes. Del mismo modo, en la vida no se repite dos veces la misma situaci贸n; la vida consiste en un flujo constante de momentos sucesivos.


Omnia mors aequat 
Poder igualador de la muerte

Este t贸pico hace referencia al car谩cter nivelador de la muerte, que se lleva por igual tanto a ricos como a pobres, no discrimina a sus v铆ctimas ni respeta jerarqu铆as; nadie puede escapar de ella. Ante la llegada de la muerte, todos son iguales; todos han de morir sean de la condici贸n socioecon贸mica que sean. 


La igualdad ante la muerte es un concepto muy tratado a lo largo del Medievo a trav茅s de las «Danzas de la Muerte», un g茅nero art铆stico tardomedieval que trata sobre la universalidad de la muerte.

Las «Danzas de la Muerte» consisten en un di谩logo en verso en que una personificaci贸n aleg贸rica de la Muerte como un esqueleto humano llama a personas de distinta posici贸n social o en diferentes etapas de la vida para bailar alrededor de su tumba record谩ndoles que los goces mundanos llegan a su fin y que todos han de morir.


No obstante, Jorge Manrique se aleja de la visi贸n macabra de las «Danzas de la Muerte» presentes en la Edad Media.

Homo viator
El hombre viajero

Traducido tambi茅n como el hombre caminante, este t贸pico literario hace referencia al car谩cter itinerante de la vida. La existencia del ser humano se interpreta como un camino. Este t贸pico equivale a peregrinatio vitae ('la vida como peregrinaci贸n').

Ahora bien, la vida como camino puede interpretarse de dos modos:

  • Como un peligroso camino de aprendizaje que va desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por la madurez.
  • Como un camino que conduce al m谩s all谩, o sea, la vida terrenal es interpretada como un mero tr谩nsito hacia otra vida m谩s verdadera y valiosa, la vida ultraterrena.


Quotidie morimur
Cada d铆a morimos

Este t贸pico muestra que todo se encamina inevitablemente hacia la muerte, ya que cada d铆a que pasa estamos m谩s cerca de morir.

Se relaciona con homo viator o peregrinatio vitae en el sentido de que la vida humana es un camino que debe recorrerse desde el momento en que se nace hasta su meta, que no es otra que la muerte (final del trayecto). Asimismo, tambi茅n se relaciona con vita flumen porque la vida es interpretada como un r铆o cuyas aguas est谩n ininterrumpidamente en trascurso hasta desembocar en el mar, que es el morir (el final del curso del r铆o). As铆, cada momento de nuestra existencia es un paso constante hacia la muerte.


Contemptus mundi
El menosprecio del mundo

Este t贸pico de origen b铆blico es muy recurrente en la tradici贸n cristiana medieval y debe su nombre a la obra De contempu mundi del monje benedictino Bernardo de Cluny. Aparece en la primera parte de las Coplas y en la tercera, y est谩 relacionado con el t贸pico vanitas vanitatis ('vanidad de vanidades').

Mediante un tono de serm贸n, se desprecia el mundo debido a la fugacidad, inconsistencia e intrascendencia de los bienes materiales, puesto que todo lo mundano est谩 ineludiblemente sometido a la fortuna ciega, al inexorable paso del tiempo y al poder destructor de la muerte. Las preocupaciones humanas y todos los bienes materiales los dejaremos «ac谩» (en la vida terrenal) cuando muramos.

El mundo no es otra cosa que un «valle de l谩grimas», una vida llena de sufrimiento y repleta de pecado, un mero tr谩nsito o morada provisional donde el ser humano tiene la oportunidad de obrar bien para llegar «all谩» (a la vida eterna) y conseguir as铆 la salvaci贸n de su alma.

Ya que nuestra vida en este mundo terrenal es transitoria, no tiene sentido aferrarse a los bienes mundanales (el poder, la riqueza, los placeres de la vida cortesana...), que son fugaces, enga帽osos e inestables, de la misma condici贸n que los sue帽os (vita somnium).



Fortuna mutabile
La fortuna cambiante

Este t贸pico nos invita a reflexionar sobre la variabilidad de la fortuna y la inestabilidad de la condici贸n humana.

Es un t贸pico recurrente en la Edad Media y equivale a la expresi贸n fortuna imperatrix mundi ('La Fortuna es la emperatriz del mundo'). Esta es representada como una rueda giratoria, de modo que se puede estar arriba (buena suerte) o abajo (mala suerte). La rueda simboliza las variaciones del azar ciego y el encadenamiento fortuito de los sucesos. La Fortuna es una poderosa fuerza aut贸noma que es causa de las tragedias humanas y cuyo transcurso los mortales no pueden torcer.


Ubi sunt?
¿D贸nde est谩n?

Car谩cter desconocido del m谩s all谩, materializado en interrogaciones ret贸ricas acerca del destino o paradero de grandes personalidades y glorias pasadas. Este t贸pico aparece repetidamente en la segunda parte (coplas XV-XXIV).

La cita de personajes fallecidos pr贸ximos al lector de la 茅poca sirve para introducir el t贸pico ubi sunt? ('¿d贸nde est谩n?'), recurso que a trav茅s de la interrogaci贸n ret贸rica inquieta al auditorio. Se trata de una reflexi贸n sobre el olvido de grandes personajes y sus haza帽as tras su muerte o la desaparici贸n de las grandes glorias pasadas a trav茅s de la ruina de sus monumentos. As铆 pues, se apunta a la banalidad y caducidad de los bienes mundanos, la fugacidad de la vida, el inquebrantable destino y el poder igualador de la muerte.

El origen de este t贸pico se remonta a la literatura cl谩sica romana y, posteriormente, fue muy empleado en obras literarias medievales. Refleja una forma de pensar dominante a lo largo de la Edad Media: la concepci贸n de la vida en la tierra como un simple tr谩nsito hacia la vida eterna, la que sigue a la muerte. Entronca ideol贸gicamente con las «Danzas macabras» en el sentido de entender que la Muerte es un elemento igualador.


Vanitas vanitatis
Vanidad de vanidades

Tambi茅n conocido como vanitas vanitatum, este t贸pico concibe la vida como algo pasajero, transitorio y extremadamente fugaz, por lo que cualquier bien que pueda adquirir el ser humano, ya sea material (posesiones) o inmaterial (triunfos, honores, gloria), es vacuo, irrelevante, carente de sentido. Las obras hechas en esta vida solo tienen una finalidad de redenci贸n, de preparar el alma para la salvaci贸n y la vida eterna. Est谩 relacionado con el t贸pico contemptus mundi ('el menosprecio del mundo'). Este t贸pico recuerda que la muerte es inevitable (memento mori), por lo que no vale la pena vivir pendientes de los bienes y placeres mundanos ni de la ambici贸n humana, ya que son vanos, ef铆meros y perecederos. La muerte pone fin a todos ellos tarde o temprano.

El origen de este t贸pico es el Antiguo Testamento. El nombre que recibe y su significado se relacionan con un pasaje del Eclesiast茅s (Ec. 1, 2): Vanitas vanitatum et omnia vanitas («Vanidad de vanidades, todo es vanidad»). Viene a significar que el hombre se mueve solo por la vanidad, por querer superar a Dios, olvidando que es un ser mortal y finito. El mensaje que pretende transmitir es la futilidad de los placeres mundanos frente a la certeza de la muerte, animando a la adopci贸n de un punto de vista estoico ante la vida.


El concepto manrique帽o de la fama, de origen cl谩sico, se inscribe dentro de un sentido cristiano. Para Jorge Manrique, la fama no es entendida desde un punto de vista vanidoso, sino que es consecuencia de una vida de honor, ejemplo y virtud. La fama permite consolar, honrar e inmortalizar el recuerdo y la figura de una persona ante los achaques de la fortuna, el tiempo y la muerte. As铆, la fama es concebida desde una 贸ptica cristiana como un medio de redenci贸n para conseguir la salvaci贸n del alma y la vida eterna.


Aqu铆 la Muerte aparece como coronaci贸n de una vida virtuosa y heroica. Don Rodrigo se entrega serenamente a Dios. Adem谩s de la vida eterna (la vida autentica), logra la fama (tercera vida). En esta eleg铆a, Jorge Manrique inmortaliza la figura de su padre.

Non omnis morirar 
No morir茅 del todo

Conseguir que, tras la muerte f铆sica, el nombre de alguien perdure en la memoria de los que le sobreviven es una forma de prolongar la propia vida y, de alguna manera, ser inmortalizado al ser recordado por los dem谩s. Una forma de «no morir» es perpetuarse en la memoria colectiva. Este concepto constituye otro t贸pico de origen horaciano: non omnis moriar ('no morir茅 del todo').



BIBLIOGRAF脥A

Centro Virtual Cervantes. Obras doctrinales. Coplas por la muerte de su padre.


Deyermond, A. (1985). Historia de la literatura espa帽ola I. Ariel.

D铆az Casta帽贸n, C. (Ed.) (2006). Coplas a la muerte de su padre. Castalia,

L贸pez Asenjo, M. (24 de septiembre de 2013). Comentario de Las coplas a la muerte de su padre. MasterLengua.


Men茅ndez y Pelayo, M. (1952). Antolog铆a de poetas l铆ricos castellanos. Espasa-Calpe.

Navarro, T. (1960). «M茅trica de las Coplas de Jorge Manrique». Nueva Revista de Filolog铆a Hisp谩nica (NRFH), 15(1/2), pp. 169-179.

Real Academia Espa帽ola: Diccionario de la lengua espa帽ola, 23.陋 ed., [versi贸n 23.7 en l铆nea].


RAE y ASALE (2010). Ortograf铆a de la lengua espa帽ola. Espasa.

Salinas, P. (2003). Jorge Manrique o Tradici贸n y Oralidad. Pen铆nsula.


Este material est谩 bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No-Comercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional. No est谩 permitida su venta, modificaci贸n, copia ni difusi贸n sin permiso. En caso de utilizarlo, no olvides mencionar la autor铆a.

2 comentarios:

  1. Env铆ame tu correo electr贸nico y te hago llegar el tema del ubi sunt seriamente tratado.
    He dedicado 43 a帽os a la c谩tedra de Instituto (en Valencia: San Vicente Ferrer, Jos茅 de Ribera, Cid Campeador, Luis Vives...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, pues much铆simas gracias! Siempre es un placer nutrirse m谩s, acad茅micamente hablando. Mi correo es el siguiente: elbolsillodelazarillo@gmail.com

      Eliminar

Entrada m谩s reciente

馃拪馃挃 "REMEDIA AMORIS" PARA EL MAL DE AMORES 馃拪馃挃

  ¡Hola, lazarillos y lazarillas! Os presento una de las formas en que hemos trabajado La Celestina en 1.潞 de Bachillerato: Remedia amoris ...

Entradas populares